Hoy hablamos con… Roberto Sacristán, presidente de ALÍA

Inauguramos nuestra sección Hoy hablamos con… de 2024 conversando con el presidente de ALÍA (Alianza Industria Audiovisual), asociación creada en 2020 con la misión de agrupar y dar fuerza a las empresas que forman parte de todas las fases del proceso de producción audiovisual. Tras un 2023 complicado por la huelga de ocho meses de la industria estadounidense, ALÍA encara el nuevo año ya consolidada, con una perspectiva muy positiva y acciones colectivas para beneficiar al sector en su conjunto.

ALÍA se funda en 2020, en pandemia, ¿cómo surgió, a qué necesidades respondía? ¿Con qué misión y objetivos nacía?
Cuando la pandemia estalló y las empresas que proveemos a los rodajes nos encontramos con que no solamente estábamos confinados en casa, sino que, además, no había razón para abrir nuestras empresas, porque todos los rodajes estaban parados y, literalmente, no había actividad alguna en el audiovisual de ficción (y apenas en el televisivo), nos agrupamos y comenzamos a reunirnos por videollamada para hablar de cómo intentar solucionar entre todos esta situación. Como buenos emprendedores, fue una manera de rentabilizar el tiempo que estuvimos encerrados y nos vino muy bien para poder conocernos, compartir nuestras inquietudes y sentar las bases de nuestra asociación.
No obstante, ALÍA no surgió con motivo de la pandemia –esta solo hizo que se acelerara el proceso-; se trataba de un proyecto que ya llevaba un tiempo previo gestándose. Nuestro mayor objetivo siempre ha sido trabajar por los intereses y necesidades de nuestros socios, que son empresas de servicios a la producción, y convertirnos en un interlocutor único y con mayor peso de cara al diálogo con las administraciones públicas. En la actualidad, alrededor de 65 socios forman parte de nuestra alianza.

¿Por qué es importante ALÍA?
ALÍA ha conseguido reunir y empoderar a las empresas de servicios a la producción más relevantes de nuestra industria, que son competencia entre ellas, para trabajar juntos en mejorar nuestros negocios y ser parte activa en los asuntos que conciernen a nuestra industria. Hoy, no solo remamos juntos para mejorar nuestra actividad profesional, sino que además participamos en todos aquellos asuntos que son importantes para construir una industria más fuerte en nuestro país. ALÍA contribuye al beneficio económico español fortaleciendo su tejido industrial, además de colaborar con nuestra experiencia en la resolución de necesidades como la formación de profesionales, la promoción de la marca España y la atracción de producciones internacionales que no solo vienen a rodar a nuestro país por la mejora de los incentivos o por la riqueza de las localizaciones, sino también, y en gran medida, por la excelente calidad de las empresas y profesionales que tenemos en España.

La asociación es amplia y diversa, con muchos subsectores, incluye todas las fases del proceso de producción audiovisual, ¿cómo funcionáis?
Como toda asociación, ALÍA cuenta con una Junta Directiva, compuesta por nueve miembros, entre los cuales está el presidente y los vicepresidentes, que son quienes toman las decisiones en cada reunión, en función de las necesidades de cada momento. La gerencia se encarga de gestionar todas las decisiones y desde comunicación se trasladan a los asociados y asociadas, quienes pueden y deben participar con sus aportaciones. El diálogo dentro de la asociación es amplio y abierto, comunicado con transparencia a los socios y socias en las asambleas generales que, como tradición, se realizan en el marco del Festival de San Sebastián. Además del trabajo diario de la Junta, y precisamente por la diversidad de las empresas asociadas, se han constituido mesas sectoriales que se encargan de trabajar de una manera más profunda en las necesidades de los distintos subsegmentos que existen en nuestra alianza (fabricación, distribución y alquiler de equipos de cámara e iluminación, localizadores, platós, construcción de decorados, catering, sostenibilidad, postproducción…) y que reportan a la Junta periódicamente su actividad.

Actividad y balance

En estos tres años habéis tenido una gran actividad, ¿cuáles han sido las principales iniciativas, colaboraciones y logros de ALÍA en este tiempo?
Por un lado, las acciones dirigidas al diálogo con la Administración han sido especialmente fructíferas desde el inicio de nuestro recorrido. Nos hemos reunido con prácticamente todos y todas las responsables de las principales entidades que rodean nuestra industria: ministerios, secretarías, instituciones como ICEX o ICAA, film commissions…, se nos ha tenido en cuenta en la redacción de reglamentos como la Ley del Cine, hemos llegado a acuerdos de colaboración con instituciones como la Spain Film Commission y hemos colaborado con la Academia de Cine en la carrera hacia la sostenibilidad de nuestra industria, o con ICEX y APCP en la promoción de la marca país en eventos internacionales tan importantes como Cannes Lions. Una de las actividades recientes en la que hemos participado ha sido precisamente con Madrid Film Office en la presentación de nuestras empresas a una comisión de productores estadounidenses, realizada en los Estudios de Netflix de nuestros asociados Secuoya.
Por otro lado, y también a través de colaboraciones como la que tenemos con Film Madrid, de la Comunidad de Madrid, me enorgullece como presidente que ALIA ayude a formar a las nuevas generaciones de profesionales de nuestro audiovisual, algo tan necesario para el futuro de nuestro sector, a través de acciones como Film Madrid Forma.

¿Cómo es el balance de 2023?
Para ALÍA ha sido muy bueno, porque hemos consolidado nuestra alianza, algo que entendimos tras la gran afluencia de socios a nuestra última Junta General. Las empresas que forman parte de ALÍA cada vez son más activas y están más comprometidas con este proyecto, porque son conscientes de que es un proyecto muy útil para todos, pero, sobre todo, para los miembros que la forman.
En cuanto a la industria, 2023 ha sido un año complicado, debido a la huelga de ocho meses de la industria estadounidense, que ha afectado a muchos de nuestros socios como consecuencia del parón del service internacional. Afortunadamente, una vez superada la huelga, el año próximo será con total seguridad muy potente.

¿Cuáles son los retos para la asociación en 2024?
Entre nuestros objetivos se encuentra el desarrollo de las guías actuales, con el foco puesto en la formación y en las mesas sectoriales, ampliando a segmentos como el de la sostenibilidad. Vamos a trabajar especialmente en la mejora de las ayudas estatales para nuestras empresas y también en la promoción de nuestros socios, a través de la asistencia a más espacios de networking: a los habituales eventos a los que siempre asistimos vamos a sumar otros nuevos, como posiblemente sea la colaboración con Iberseries en Madrid, a través de un proyecto que os contaremos más adelante.

Relación con las administraciones y con Madrid

¿Cómo es la interlocución con las administraciones y en particular con el Ayuntamiento y Madrid Film Office?
Como he comentado antes, nuestra colaboración con Madrid Film Office es magnífica, fruto de un diálogo abierto. Es un placer para nosotros poder trabajar con la film office de la capital codo con codo, porque además compartimos intereses que, en definitiva, se consiguen construyendo una mejor industria.

¿Cuál es vuestra valoración del trabajo del Ayuntamiento de Madrid con respecto al sector audiovisual? ¿Qué echáis en falta?
Desde nuestra percepción, el Ayuntamiento de Madrid es consciente del inmenso volumen del tejido industrial audiovisual en la capital y de la necesidad de promocionar los rodajes en esta ciudad. Por tanto, consideramos que se está haciendo un gran trabajo en este sentido, materializado con acciones como la creación del Clúster Audiovisual de Madrid, del que ALÍA forma parte, y nos sentimos valorados y tenidos en cuenta. Entre los objetivos de este año se encuentra formalizar un acuerdo directo que nos permita fijar una hoja de ruta común, por ejemplo en temas del día a día de los rodajes, una reunión que a instancia de Madrid Film Office vamos a tener para ver la posible instalación de puntos de conexión a la red eléctrica en los sitios de mayor afluencia de rodajes, en las zonas susceptibles a ser escogidas como campamentos base o zonas donde estratégicamente se quiera redirigir los rodajes. Nuestros asociados tienen muchas ideas que compartir con los responsables de Madrid Film Office.

Como principales proveedores, ¿cuáles son los puntos de España en los que más facturáis?
Sin duda, Madrid es el primero, seguido de Cataluña, Canarias y Valencia. Euskadi se está posicionando en el último año gracias a la mejora de los incentivos.

¿Desde la Asociación, cómo percibís el sector audiovisual en Madrid en estos tres años que lleváis funcionando, cómo apreciáis el panorama en Madrid?
La de Madrid es una industria consolidada. Rodar en Madrid es muy fácil, y eso teniendo en cuenta que se trata de una gran urbe es algo muy competitivo. En esta ciudad se encuentra centralizada gran parte del sector y la comunidad, a través de escuelas reconocidas a nivel mundial como la ECAM, es cantera de nuevos cineastas.

Acabáis de intervenir en MicroSalón AEC con estand propio y con muchos de vuestros socios presentando sus productos y servicios, ¿por qué es importante para ALÍA apoyar a Microsalón AEC? ¿Cómo ha sido la experiencia este año?
ALÍA ha estado en MicroSalón un año más para apoyar a nuestros socios –este año 11 de los estands han sido de empresas asociadas- y para promocionar a aquellos que no han estado presentes, si bien es cierto que, con stand propio o sin él, este año han acudido al MicroSalón la mayoría de nuestros aliados. Los directores y directoras de fotografía son nuestros grandes prescriptores, y es por ello que tenemos una estrecha relación con la AEC y su gran evento el MicroSalón. En esta edición, destacaría la celebración del 30 aniversario de esta asociación y el merecidísimo homenaje a Juan Mariné, leyenda viva de nuestro cine.